Los resultados definitivos de Arrecifes en todos los niveles

Terminado el escrutinio definitivo de las elecciones primarias, el 100% de las mesas, surgen algunos datos que los arrecifeños debemos conocer:

En las 75 mesas habilitadas, Arrecifes tenía un total de 23.998 electores, de los cuales concurrió un número que en ningún caso llegó al 80% de participación.

En el nivel municipal, abiertas las urnas, se encontraron 18.890 votos (sin contar los nulos), lo que significa un 78,71% de participación ciudadana. El resultado definitivo tiene a Juntos por el Cambio con 8.265 votos, al Frente de Todos con 7.110 (sumados los dos precandidatos) y a Consenso Federal con 2257.

Entre los votos para elegir candidato a gobernador, el nivel de participación fue de 78,29% algo menos que para intendente; 18.788 votos sobre los 23.998 habilitados en las 75 mesas. Así, Juntos por el Cambio cosechó 7.952 votos, Frente de Todos, 7.383 y Consenso Federal 1443.

Los votos para los precandidatos a presidente; en 74 mesas (los extranjeros no votan en este nivel) estaban habilitados para votar 23.770 electores (los extranjeros eran 228. El porcentaje de participación fue de 79,43%, 18.882. Los resultados: Frente de Todos 8.046; Juntos por el Cambio 7.229 y Consenso Federal 1.749 votos.

Así, el precandidato a gobernador del FdT, obtuvo 273 votos más que la suma de los dos precandidatos a intendente, y la dupla de precandidatos a presidente y vice, obtuvieron 936 votos más. Esto significa que muchos vecinos convencidos de votar al Frente de todos para gobernador y presidente, votaron candidatos a intendente de otro partido.

Lo contrario ocurrió en el caso de Juntos por el Cambio. Olaeta recibe 313 votos más que Vidal y 1.036 votos más que Macri. Lo mismo ocurrió con Patricio Gabilondo, que recibió 804 votos más que Bali Bucca, precandidato a gobernador y 508 votos más que su candidato a presidente.

En las generales no se puede asegurar que dos más dos sean cuatro, ya que mucha gente no repite su voto, sobre todo quienes participaron de una interna como en el caso de la que ganó Patricio Di Palma a Gonzalo Peralta. Un viejo axioma detalla que quien gana conduce y quien pierde acompaña. Suponiendo que esto suceda con los dirigentes de las dos líneas internas, la voluntad de los electores no se puede dirigir desde una mesa, y en el cuarto oscuro, cada uno decide por sí.

Luego, habrá que esperar el resultado de octubre para conocer la cantidad de concejales que aportará cada partido de acuerdo a los votos que reciba, para reemplazar a los siete que finalizan su mandato. Allí se verá si mejoran los números de Consenso Federal para poner al menos un candidato, en este caso Sebastián Reigosa; si el Frente de Todos que con el arrastre nacional puede incorporar algún voto más y llegar a ubicar a tres, para que no quede afuera el candidato proveniente de la línea perdedora o sólo entrarán los dos primeros de la ganadora y si JpC suma tres o cuatro.

Comente esta nota

comentarios