Arrecifes le dijo si a la Fiesta del Costillar al asador

La respuesta de público local y de la zona a la convocatoria del municipio fue realmente importante. Es difícil calcular la concurrencia en un predio como el del molino, pero si podemos afirmar que fue un verdadero éxito de público.

Quienes llegaron a la mañana temprano para participar de la vuelta de cicloturismo, permanecieron hasta casi las 9 de la noche disfurtando de un espectáculo que incluyó mucha música y de excelente calidad.

Pasado el mediodía, quienes intentaban conseguir un tercio de costillar se quedaron con las ganas. Se vendió todo, junto con algunos matambres y choripanes que sirvieron de consuelo para quienes no puedieron llevarse el costillar.

Los carros de comida trabajaron todos y vendieron todo; de la misma forma, los artesanos y microemprendedores hicieron buenas ventas. Son los efectos colaterales de una fiesta popular de esta naturaleza.

EL ESCENARIO

Durante la fiesta, la música folclórica jugó un importante papel. Comenzó a las 15:00 con Julio Duarte, acompañado de Julián Ibarra (guitarra), Martín Slaiman (bajo) y Christian Rodríguez (percusión), un grupo que debutó esta tarde como tal y que mostró desde ya que más allá de las individualidades, juntos se potenciaron y obtuvieron un resultado que esperemos continúe.

Luego fue el turno de Eric Mazzetti, que una vez más demostró que «cada día canta mejor». Un músico de los clásicos «peñeros» con una potencia y una vitalidad que no hacen mella en su afinación y que cuenta con un registro privilegiado en su voz. No podía faltar en la fiesta.

Luego Tumbao, sin dejar de ofrecer unas zambas entrañables, cambió el ritmo para aquellos que sin dejar de gustar del folclore, esperaba alguna pausa del género; con un manejo de público que sólo les puede dar la larga experiencia sobre los escenarios que hicieron que se pudiese pasar un momento de gran alegría.

EL CIERRE

Si bien con los tres números locales, la fiesta ya había tenido lo que de ella se esperaba, la presencia de ROXANA CARABAJAL le puso el broche que merecía. Roxana es sobrina de Peteco, considerada la voz femenina de la chacarera nacional, la ganadora como revelación Cosquín 99, volvió a adueñarse de la simpatía del público y por un momento, hizo que el predio del Molino se convirtiera en un pedacito de Santiago del Estero. Con el aporte de Dipy Carabajal y una banda impecable, Roxana bajó el telón de un escenario que no tuvo baches durante toda la tarde.

LA MOVIDA FOLCLÓRICA

Ya lleva un tiempo considerable en Arrecifes. Ahora resulta frecuente asistir a una fiesta popular con varias decenas de parejas bailando danzas folclóricas, algo que algunos años atrás no se veía. Sin distinguir edad, el folclore se ha instalado en el público y ha despertado una gran movida. En la tarde del domingo no faltaron las chacareras, las zambas y los gatos.

EL CAMPEONATO DE ASADORES

El jurado compuesto por Gabino Cariz y Germán Prada tuvo en cuenta varios parámetros para designar la terna ganadora: el podio estuvo compuesto por Néstor Jaquet (Carmen de Areco) en el tercer puesto; el segundo lugar fue para el local Enrique «Quique» Paredes y el ganador fue también arrecifeño: Ricardo «el Ruso» Albornoz.

Se les entregó una mención especial a las dos asadoras Daniana Albornoz y Yenny Albornoz, participantes en un concurso en el que normalmente se anotan hombres.

También fueron reconocidos los dos miembros del jurado.

Como otras, la Fiesta del Costillar al Asador, ofreció una tarde distinta a los arrecifeños y la gente le dijo si.

Comente esta nota

comentarios