Bichando la actualidad

Perdón Armando. Te lo robo un rato. Hoy abrí el periódico Arrecifes por última vez y volví a la página 3. «Bichando la actualidad» fue tu columna semanal y hoy te encontré otra vez. No sólo en tu fotografía, sino en las palabras de Sebastián, intentando resumir lo que se siente cuando por última vez comenzás los trabajos de edición de un medio que sabés que no va a volver a salir. Me vi obligado a hacerlo una vez y se cómo es. Es como perder las fuerzas cuando sabés que todavía te sobran. Es como renunciar cuando no querés. Como soltar y que te duelan las manos por eso.

Acaricié cada hoja del diario como si fuese mio; leí una a una las despedidas y las reflexiones de distintos integrantes de nuestra querida comunidad. Probablemente para muchos no signifique demasiado que nos hayamos quedado sin un diario de papel, pero estamos los que sabemos lo que eso significa, no sólo por la falta sino porque nos damos cuenta de los cambios, del paso de los años, de lo que significa la palabra fue.

Leo en la tapa «Año 81 – Edición n° 4763. Cuatro mil setecientas sesenta y tres semanas contando la vida de nuestra ciudad, política, social, deportiva… Las huellas de lo que fuimos y lo que somos, en pequeños manchones en blanco y negro. Y por oficio y costumbre, escribo. Y cuando escribo quiero publicar, y para eso necesito un medio. Perder un medio es perder una oportunidad de decir, de hablar, de ejercitar mi derecho a hacerlo. Perder un medio de comunicación, para una sociedad, es quedarse con una voz menos. No importa si quien escribe piensa como vos, importa si piensa y escribe, porque nos va a dar herramientas para pensar, para disentir y reflexionar.

Como el disco de vinilo que sigue vivo a pesar del cassette, el magazine, el CD, el mp3 y todas las canciones en todas las computadoras del mundo, el diario de papel sobrevivirá al digital, no tengo dudas, esperemos que pronto tengamos un nuevo periódico en la ciudad, y que no sólo sea libre, sino también plural. Porque los arrecifeños nos lo merecemos, lo necesitamos. Hacen falta muchos que, bichando la actualidad, nos cuenten lo que pasa y nos digan lo que ven.

Gracias familia Defferrari por 81 años de historia escrita. Y gracias Armandito por tu amistad.

Comente esta nota

comentarios