Marincovich, Estéfano y la nostalgia

El domingo 28 de julio, en el Costanero de Arrecifes pareció que el tiempo se había detenido. O que había retrocedido a través del Tunel…. Una Chevy roja y  un Falcon azul y amarillogiraban en la pista. Remembranzas de un tiempo: ni mejor, ni peor. Otro tiempo. Otro automovilismo.Un amigo subió dos fotos en facebook con el título: “Cuarenta y cinco años después se volvieron a encontrar”. Una en blanco y negro con Carlos Marincovich y Nasif Estéfano dando cátedra de manejo en el semipermanente de Pergamino. Y otra, en colores, con Marincovich como protagonista y la impronta de Nasif, a través de Rosendo Godoy Frier, en Arrecifes.Los autos no son los originales, pero fueron construidos con la misma pasión y con el mismo cariño que aquellos. El Falcon de Nasif es un homenaje permanente para el Califa Chico que pasea por todo el país el pergaminense Godoy FrierLa Chevy es el reconocimiento de Carlos Martín Marincovich a la trayectoria deportiva de su padre. Son dos autos que representan a dos de las marcas tradicionales del TC, que despiertan emociones y fanatismos, entre sus simpatizantes. Carlos Marincovich, orgulloso con su nuevo chiche y con la emoción de manejar la obra de su hijo, miraba con nostalgia el Falcon de Rosendo. Tal vez, por un momento, creyó ver bajar a Nasif del Falcon y pensó que lo de la curva de Aimogasta había sido un mal sueño…

Raúl Gattelet – Deautomotivo.blogspot.com

Comente esta nota

comentarios